Temas » Nutrición Clínica » Artículos » ESPEN 2018: Lineamientos para Nutrición Parenteral en el paciente de UCI

ESPEN 2018: Lineamientos para Nutrición Parenteral en el paciente de UCI

RECOMENDACIONES 

 ¿Quiénes deben beneficiarse de la nutrición clínica?
La terapia nutricional debe ser considerada para todos los pacientes hospitalizados en UCI, principalmente, más de 48 horas.
¿Cómo se debe diagnosticar malnutrición hospitalaria?
 Debe desarrollarse una evaluación clínica general para determinar malnutrición en la UCI, hasta que una herramienta específica sea validada.

Todo paciente crítico hospitalizado más de 48 horas en la UCI debe ser considerado en riesgo de malnutrición.

 ¿Cuándo debe iniciarse la nutrición parenteral?
La nutrición parenteral debe ser administrada dentro de los 3 a 7 días, en caso de contraindicaciones para nutrición oral y nutrición enteral.
En pacientes severamente malnutridos, en caso de contraindicaciones para nutrición enteral, la nutrición parenteral temprana y progresiva puede ser administrada, en vez de no proveer nutrición.
Para prevenir la sobrealimentación, la nutrición temprana enteral total y parenteral no podría ser usada en paciente crítico, pero puede ser prescrita dentro de los 3 a 7 días.
La seguridad y beneficios de iniciar nutrición parenteral debe ser sopesada caso por caso en pacientes quiénes no toleran dosis completas de nutrición enteral la primera semana en la UCI.
La nutrición parenteral no debe iniciarse hasta después de utilizar todas las estrategias para maximizar la tolerancia de la nutrición enteral.
 ¿Cómo se debe definir los objetivos energéticos? ¿Cómo se debe progresar para alcanzar los objetivos energéticos?
 En pacientes críticos mecánicamente ventilados, el gasto energético debe ser determinado por usar la calorimetría indirecta.
 Si se utiliza calorimetría indirecta, la nutrición isocalórica, en lugar de la nutrición hipocalórica, puede ser implementada progresivamente después de la fase temprana de enfermedad aguda.
 La nutrición hipocalórica (no excede el 70% del gasto energético) debe ser administrada en la fase temprana de enfermedad aguda.
 Después del tercer día, el aporte calórico puede ser aumentado hasta el 80-100% del gasto energético.
 Durante la primera semana de hospitalización en UCI, si se utilizan ecuaciones predictivas para calcular los requerimientos energéticos, se debe preferir la nutrición hipocalórica (por debajo del 70% de las necesidades estimadas), en vez de la nutrición isocalórica.
 ¿Cómo se debe definir los objetivos proteicos?
 Durante la enfermedad crítica, se puede proporcionar progresivamente 1.3 g/Kg. de proteína por día. La actividad física puede mejorar los efectos beneficiosos de la terapia nutricional.
 Ácidos grasos Omega 3
Generalmente, la administración de emulsiones lipídicas intravenosas debe ser parte de la nutrición parenteral.
Lípidos intravenosos (incluyendo fuentes lipídicas no nutricionales) no deben exceder 1.5 g/kg/día y deben adaptarse a tolerancia individual.
Las emulsiones lipídicas parenterales enriquecidas con EPA y DHA (dosis de aceite de pescado 0.1-0.2 g/Kg/día) pueden ser provistas en pacientes recibiendo nutrición parenteral.
 Glutamina
 En pacientes de la UCI, complejos e inestables, particularmente en aquellos que sufren de falla renal y hepática, el dipéptido parenteral glutamina no debe ser administrado.

 

  1. Singer P, Blaser AR, Berger MM, Alhazzani W, Calder PC, Casaer MP, Hiesmayr M, Mayer K, Montejo JC, Pichard C, Preiser JC, van Zanten ARH, Oczkowski S, Szczeklik W, Bischoff SC.  ESPEN guideline on clinical nutrition in the intensive care unit. Clin Nutr. 2019 Feb;38(1):48-79.

Información Relacionada

Reportaje sobre nutrición en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla---Foto Roberto Ruiz 13-4-2015